sábado, junio 04, 2011


Editorial

Se me ocurrió que tal vez, por ahí, cada tanto, los fines de semana que tengo un rato libre, podría escribir un editorial.
De inmediato, me dí cuenta que no servía para nada ("¿Para qué? es re al pedo" fué la revelación), sin embargo aquí estoy. Y aquí estoy por que tratando de responderme esa pregunta (o mas bien algo parecido ¿Para qué voy a hacer un editorial?) me dí cuenta que tampoco tengo motivos para hacer una historieta.
Seguro ustedes están convencidos que haciendo historietas uno puede alcanzar fama, dinero, mujeres, prestigio, status quo. Y la verdad es que sí, que todo eso me sobra. Que cada vez que entro a cualquier verdulería, por alejada que esté de mi hogar, la gente me reconoce y me pide que devuelva todo eso, como si no me lo hubiera ganado a fuerza de pluma y justicia.
Y a pesar de ello, no hago este trabajo ingrato por todas esas recompensas. "Si ese era mi objetivo, mejor formar una banda de covers, o jugar al futbol" razoné. Y como de costumbre, tenía razón. O sea, que no hago historietas por esas recompensas que ya tengo, y que ya tenía antes de empezar, sinó por una motivación más profunda. Lo hago Por Que Sí. (Por que se me cantan las pelotas)
Luego, cuando uno tiene motivos para hacer ciertas cosas, ya sea leer, escribir, dibujar, trabajar, ganar dinero, ergo "hacer historietas" significa que algo falla. Que algo en el mundo, por ser como és, (una cagada) lo obliga a uno a llevar adelante semejante empresa. Por eso uno trabaja, por eso uno estudia, por eso uno hasta se vé obligado de ganar dinero. Uno se vé obligado a seguir la corriente, a sobrevivir. Uno llega a su profesión tal vez creyendo haberla elegido cuando no, cuando no nos quedaba mas remedio que llegar a ella. Uno se convierte en cómplice involuntario de este mundo mas bien choto. Y así la obra nunca fue un legado, nunca significó un cambio, sinó una consecuencia.
Por eso, quiero hacer historietas por que sí. No quiero estar en el plan de ninguna sociedad secreta de las que gobiernan el mundo (como por ejemplo los masones, que al parecer comen masas), y hacerlas sin motivo. Por Que Sí. Si hago algo por que se me canta el culo, no puede ser que esté en los planes de alguien. Y si no está en los planes de alguien entonces si, puedo decir que sembré una cizaña en el ordenado plantío de girasoles, y que ojalá se convierta un día en bosque, lleno de lobos, de hombres lobos, de monstruos gigantes, y que secuestren la hijas de todos los tiranos. Y que lloren.
Ahora me doy cuenta que hago historietas solo por maldad. Que cagada. Ya vuelvo, voy a prender fuego mi obra.

2 comentarios:

Lubrio dijo...

Hacé editoriales más seguido... :)

Guerrerocharrua dijo...

Usted es una lumbrera amigo, cada día me sorprende mas